Diario analógico: La primera tira de pruebas.

27 de Agosto 2017

Reconozco que este fin de semana no ha sido el mejor de mi vida, que la tristeza (¿podría llamarse así?) me ha invadido sin tener demasiado claro por qué. Cuando estoy así normalmente me voy a revelar, pero el laboratorio está cerrado por vacaciones y no tenía ningún carrete pendiente…  Así que he decidido ponerme a limpiar esa habitación del pánico que todos tenemos. Suelo hacerlo porque es una de las maneras más efectivas que tengo para eliminar todo aquello que no quiero conmigo, tanto física como emocionalmente. 

El caso es que entre tanta montaña de m***** (léase porquería), he encontrado algo que ha encogido mi corazón. 

La primera…

… Tira de pruebas. 

… Vez en mucho tiempo que sentía ese cosquilleo en el estómago. 

… Vez (aunque todavía no lo sabía) que tomaba contacto físico con aquello que algún día me haría feliz. 

Mi primera tira de pruebas.

No puedo dejar de reconocer que esto ha provocado que cayera alguna lágrima. Me he emocionado al pensar que a la “yo” del pasado le pareció buena idea conservarlas. Que le pareció buena idea traerlas a casa con la mudanza. Que le pareció buena idea dejarlas escondidas para que la “yo” del futuro no se acordara de ellas. 

Y, ¡qué coño! A la mierda la pena. Acabo de abrir una botella de vino para brindar por la Carol del pasado, aquella que (sin ser consciente) pensó en el día de hoy. Aquella que no sabía que hoy le estaría eternamente agradecida. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *