Mi año nuevo

Mi año nuevo

Sé que esto es un blog en el que supuestamente se habla de fotografía, (aunque lo haga poco, tarde y mal), pero hoy me vais a permitir que hable un poquito de mí. Hoy es mi cumpleaños, estreno “mi año nuevo” y por eso he escrito este texto con todo mi corazón. 

Pero antes de nada…

Antes de que puedas leerlo me gustaría que dieras al play a la banda sonora que me he permitido ponerle:

Y ahora sí, el texto

El día que cumplas 30 años (o veintidiez como te gustará llamarlo) serás consciente de todo lo bueno que tendrás a tu alrededor. Y lo serás, más aun, de todo aquello que sabes que llegará.

Nacerás el 11 de septiembre en los últimos coletazos de los 80. Crecerás feliz, sonriendo a la vida, teniendo a tu alrededor a gente que a veces pensarás que no la mereces. 
Te darán miedo los petardos, tu color preferido será el amarillo y detestarás perder en los juegos de mesa. No serás una estudiante ejemplar, te darán bastante pereza las asignaturas de “codos” y serás algo mejor en todas aquellas de lógica. (Aunque, paradójicamente, no te gustarán las mates.)
La Selectividad no irá como tú esperas y eso te pondrá triste. Te llevará a estudiar algo que ni fu ni fa, pero te aportará una determinada visión del mundo y te permitirá conocer a gente maravillosa. 
Te irás de Erasmus, a Florencia. Verás lo bonito que suena allí tu apellido. Te apuntarás más tarde a baile, aunque siempre hayas sido un poco patosa. 
Trabajarás ayudando a la gente, te encantará. Odiarás la parte oscura de tu trabajo y preferirás que lo haga otro. Tendrás tus idas y tus venidas y en una de ellas, redescubrirás tu verdadera pasión: la fotografía. 
Harás tus pinitos, te encantará meterte en el cuarto con la luz roja, la música y dejar que fluyan las horas. Será tu vía de escape y tu modo de expresión. 
Viajarás. Viajarás más de lo que a priori hubieras podido imaginar, aunque posiblemente menos de lo que te gustaría. 
Te irás acordando de tus seres queridos, de los que están y de los que no, a pesar de que no serás alguien a quien se le dé bien expresar con palabras lo que siente. Llorarás por todo: de alegría, de pena, de impotencia, de tristeza, de melancolía. Reirás por todo. Tirarás del carro cuando no puedas más. 
Los días previos a tu 30º cumpleaños, adoptarás un gato (lo llamarás Kodak) y no creerás lo inmensamente feliz que te hará.

Hoy es el día que cumplo 30 años (o veintidiez, como me gusta llamarlo) y soy consciente de todo lo bueno que tengo a mi alrededor. Y lo seré, más aún, de todas aquellas que sé que están por llegar, a pesar de que el futuro incierto no me permite seguir escribiéndolas.

Cae otra hoja en el calendario. Quizá solo es un día más desde ayer, pero hoy se mezcla lo que hay y lo que no, lo que tengo y lo que deseo, los que están y los que no. 
Muchas gracias por haber sido parte de este día, que no es mío, si no compartido con todos vosotros. Y siguiendo vuestros consejos… Me voy a disfrutar de este día, y del siguiente, y del siguiente, y del siguiente…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *